Loading...

ENTRAR EN LA ESPIRAL POSITIVA DE LA FORMA FÍSICA

FITCEL:///ENTRAR EN LA ESPIRAL POSITIVA DE LA FORMA FÍSICA

ENTRAR EN LA ESPIRAL POSITIVA DE LA FORMA FÍSICA

La condición física o forma física no es un concepto estático que permanezca estable indefinidamente sino que mas bien es todo lo contrario. Nuestra forma física esta sujeta a cambios o fluctuaciones continuas dependiendo de nuestro grado de actividad o sedentarismo.

Es importante que seamos consciente que nuestro estado actual de forma física es el resultado de un proceso de adaptaciones crónicas a una practica regular de actividad física. Cuando realizamos actividad o ejercicio físico adaptado de forma regular y mantenida se producen unas adaptaciones positivas que mejoran nuestro estado físico y por extensión, nuestra salud.

Desgraciadamente estos cambios también se producen en sentido contrario. Cuando dejamos de practicar ejercicio físico, en nuestro cuerpo se producen unas desadaptaciones progresivas que conllevan una perdida de la forma física y un deterioro de nuestra capacidad funcional.

Es muy habitual entrar en una espirar negativa de perdida de forma física que empieza con un periodo de inactividad. Esta inactividad o sedentarismo provocará una perdida de nuestra condición física (empeoramiento de nuestros niveles de fuerza, resistencia, movilidad, capacidades neuromotoras o composición corporal). Este decremento de nuestra forma física lleva consigo de forma paralela unos peores parámetros fisiológicos o psicológicos que se traducen en la aparición de algunos problemas o enfermedades y en general, a un peor funcionamiento de nuestros sistemas.

Este mal funcionamiento de órganos o sistemas provocan a su vez una perdida del estado de equilibrio u homeostasis tan necesario para que nuestro organismo funcione de forma correcta y eficiente. Esta menor eficiencia nos lleva a una perdida innecesaria de energía, teniendo una percepción diaria de encontrarnos cansado y sin ganas para hacer cualquier tipo de actividad. Tenemos también una peor actitud psicológica frente a cualquier tipo de demanda energética. En estas condiciones tan negativas tanto físicas como psicológicas, es muy complicado empezar o continuar un programa de ejercicios, aumentando el riesgo de abandono y aumentando aun mas nuestro estado sedentario. Y así, seguimos en esta espiral negativa que nos lleva a un empeoramiento continuo y progresivo de nuestra forma física.

En el polo opuesto tenemos la espiral positiva de mejora de nuestro estado de fitness, que funciona justo al contrario que la negativa. Una persona que es activa suele tener un mejor funcionamiento fisiológico y psicológico de sus órganos y sistemas. Esto conlleva un mejor estado de equilibrio u homeostasis, con una mejora de la eficiencia de nuestro organismo. Mayor eficiencia se traduce en un mayor ahorro energético y una mejor actitud psicológica ante cualquier actividad que requiera una importante demanda energética. Mayor retención y fidelidad en los programas de ejercicios que conllevan un mayor nivel de actividad.

Pasar de la espirar negativa a la positiva no es una tarea fácil y cualquiera que os diga lo contrario esta simplificando en problema de forma alarmante.

Desde Fitcel somos consciente de esta complejidad y nos proponemos entrar en vuestro estilo de vida como un “socio” que proporciona las herramientas necesarias para facilitar todo lo posible este cambio de la espiral negativa a la positiva.

Por | 2018-10-08T10:25:00+00:00 octubre 4th, 2018|motivation|
error: